“El Business Intelligence evita que las empresas tomen decisiones a ciegas”

Raquel Gil, coordinadora de Business Intelligence en Verne Group

Los datos nunca duermen. En el vasto mar de exabytes, en el que navegan empresas que apuestan por la transformación digital como la nuestra, contamos con una vigía de excepción como Raquel. Raquel Gil es nuestra coordinadora de Business Intelligence y la mente que transforma ese tsunami de datos en inteligencia de negocio e información para la toma de decisiones. Conozcamos un poco más su trabajo en Verne Group. 

 

¿Cuál es el propósito de un área de Business Intelligence o Inteligencia de Negocios en cualquier empresa?   

Se podría resumir en que existimos para quitar la venda de los ojos a las empresas y evitamos gracias al Big Data que tomen decisiones a ciegas. Sin datos y sin información visible, comprensible y en tiempo real todo se basaría en suposiciones e intuición. Estaríamos ciegos frente a la operativa o la rentabilidad de lo que hacemos, sin tiempo para reaccionar y eso es un riesgo enorme. 

 

¿Y qué se necesita para implantar un área de soluciones BI potente? 

Bajo mi punta de vista se necesitan tres factores: procesos, personas y tecnología. En el primer punto es necesario trabajar con las personas de la compañía en la alfabetización de los datos; que comprendan cómo se obtienen y que confíen en esos resultados para tomar decisiones. En segundo lugar, debe existir un código ético que equilibre la protección de datos con lo que se necesita para operar y ser más rentable. Finalmente, disponer de una materia prima esencial que es una conectividad rápida, fiable y segura. 

 

Hablemos del perfil de analista de datos, de tu trabajo diario. ¿Qué hay que tener para ser un crack en esta materia? 

Mucha paciencia (ríe). En serio, creo que la base de un buen analista de datos es tener una mente preparada para la lógica y los números y disponer de una capacidad analítica y de consultoría muy potente. En mi día a día me enfrento a peticiones de clientes internos sobre temas financieros, logísticos, de calidad, energía, etc. Hay que ser muy versátil y tener la mente abierta. 

 

¿De qué trabajo estás más orgullosa hasta ahora en Verne? 

En mi lista hay dos: el proyecto de gestión presupuestaria que fue el primero que se abordó desde el área de BI y el de la gestión de Instalación y Mantenimiento para uno de nuestros clientes operadores, que ahora permite a la Project Management Office tener un control minucioso y en tiempo real de toda la actividad allá donde actuamos. 

 

¿Por qué crees que no hay más mujeres en el sector de la tecnología? ¿Qué se debe hacer para cambiar esta realidad? 

Para mí hay varios motivos. En España hay una mentalidad implantada de estereotipos y siempre se piensa que las carreras de informática o de ingeniería son cosa de chicos. Además, tenemos muy pocos referentes femeninos en estos campos en los que fijarnos y a los que aspirar a parecerse. Por último, es necesario que las empresas avancen de forma decidida en implantar políticas y acciones reales de conciliación que permitan equilibrar el trabajo y la familia. 

 

#WeAreVerne