Big Data: un reto de la ciberseguridad. Amenazas y oportunidades.

BIG DATA - Un reto de la ciberseguridad

Ciberseguridad y Big Data deben compartir estrategias, no sólo en la protección de los datos sino en el uso del Big Data para anticipar posibles amenazas.

La adopción del Big Data cada vez es más frecuente en las empresas. La gestión de las redes sociales, los procesos de venta, apoyo al cliente, servicios post-venta o simplemente el seguimiento de las visitas y flujos hacia nuestros sites, generan inmensas cantidades de datos. El Big Data es un concepto referido a todo un conjunto de herramientas cada vez más populares en las empresas e instituciones. Pero esta tecnología de gestión de datos sigue teniendo un enorme camino por recorrer y uno de ellos es su relación con la ciberseguridad.

 

Ciberseguridad y Big Data, ¿Por qué es importante?

La relación entre ambos conceptos puede parecer forzada a primera vista, pero no es en absoluto así. Existe un vínculo muy estrecho entre ciberseguridad y Big Data, no sólo porque estamos gestionando datos que generan usuarios que esperan, por nuestra parte, una gestión impecable de sus datos personales para que no se haga un mal uso o puedan ser extraviados durante un ciberataque. El vínculo existe en cuando el Big Data sirve para modelizar previsiones en un escenario futuro o siendo capaz de detectar un ataque casi en tiempo real.

Pero además la ciberseguridad puede aprovechar como ventaja estratégica la analítica que se obtiene del Big Data e identificar irregularidades en la gestión de la integridad de la base de datos. En este punto la correcta aplicación de la nueva ley de Protección de Datos de la Unión Europea, de obligatorio cumplimiento en todos los estados de la UE, permitirá proteger los datos de nuestro clientes, pero también mantener al día la integridad de nuestras bases de datos.

Otro de los efectos importantes de la relación entre ciberseguridad y Big Data es la creación de nuevos puestos de trabajo que requieren técnicos especializados en la gestión del Big Data, pero también técnicos en ciberseguridad que sean capaces de analizar y entender estos datos. Como hemos visto anteriormente, el correcto análisis del Big Data nos puede permitir anticipar un posible ataque, monitorizarlo casi en tiempo real o detectar irregularidades para con la base de datos.

 

Amenazas y oportunidades del Big Data y la Ciberseguridad

Según un artículo de la Universidad de San Diego, Estados Unidos, la implementación de la ciberseguridad en el Big Data implica muchas oportunidades para las compañías e instituciones, pero también algunas contraprestaciones que debemos tener presentes.

En el punto anterior hemos visto que el Big Data requiere de una gestión centrada no sólo en la obtención de datos y modelos, sino también en la integridad de la base de datos así como los derechos de uso y la propiedad de los datos. Así mismo, la implementación del Cloud Computing como herramienta para obtener previsiones ha desplazado, en algunos casos, el talento humano para analizar la ingente cantidad de datos.

El uso combinado del Big Data y la ciberseguridad nos permite obtener una ventaja estratégica en ciertos aspectos. El principal es el uso de de la tecnología para prever el comportamiento futuro de los clientes a partir de las tendencias. Pero, como hemos visto anteriormente, también nos permite visualizar los posibles puntos débiles o vulnerabilidades del sistema que pueden propiciar un ciberataque.

Del mismo modo, el monitoreo de las redes y sites de la empresa -tanto el flujo a la web, descargas de material o el flujo de datos en la red interna de la propia empresa- permite obtener más y más datos que podemos utilizar eventualmente. Aquí la ciberseguridad aparece en cuando los datos privados que los usuarios dejan a su paso en las webs, deben ser tratados de manera que estos siempre puedan acceder a ellos. La responsabilidad del técnico de ciberseguridad en este respecto será que los datos nunca puedan ser robados para un mal uso.

Como vemos, la ley de protección de datos de la UE (RGDP) está muy presente en todos los puntos de este artículo. No es casualidad, ya que las empresas ya no sólo persiguen que sus bases de datos se mantengan a salvo de posibles ataques, sino que quieren garantizar la correcta autenticación y encriptación de los mismos. Aquí el papel que jugará el técnico en ciberseguridad es muy importante, ya que será el encargado de encriptar la base y hacer lo más difícil, cuando no imposible, el robo de los datos.

 

La oportunidad única del Big Data en Ciberseguridad

El Big Data es el resultado de los miles de datos que casi cada minuto los usuarios generan a su paso en la red. De su correcto análisis pueden depender muchas variables de presente y futuro en la empresa. Entender la necesidad de proteger estos datos y mantenerlos a salvo son la parte básica de la ciberseguridad. Pero también lo será el ser capaces de interpretar estos datos para aprovecharlos de cara a una estrategia integral de ciberseguridad.