Internet of Things: los riesgos de la hiperconectividad

INTERNET OF THING - Los riesgos de la hiperconectividad

El Internet Of Things es el próximo salto tecnológico, pero los riesgos de estar hiperconectados son muchos. Seguir algunos consejos de seguridad puede evitarnos males mayores.

La revolución tecnológica que se inició hacia la década de los 90 ha traído una gran cantidad de cambios que cada vez son mayores y se producen a una mayor velocidad. Los smartphones, las tablets o la generalización de los ordenadores personales, forman parte del día a día de la mayoría de nosotros. Pero en la próxima década se producirá uno de los saltos tecnológicos más espectaculares: el Internet Of Things o Internet de las cosas. Posiblemente hayas escuchado hablar de ello y tengas en mente el ejemplo de la nevera inteligente conectada a la red, que pide al supermercado leche cuando esta se termina. Este es uno de los ejemplos, pero hay miles y, con su generalización, también aparecen nuevas formas de ciberdelincuencia que se aprovechan de estos nuevos dispositivos.

 

Qué es el Internet of Things

El internet de las cosas es el próximo salto tecnológico en el que todos los electrodomésticos del hogar y muchos de los aparatos que hoy vemos en las empresas o en la calle estarán conectadas a la red, ofreciendo y enviando información en tiempo real. Las posibilidades que se abren con esta nueva tecnología son tantas, que aún hay expertos que no se atreven a valorar hasta donde llegará el salto.

Podemos intuir ya hoy algunos de estos cambios. Hemos citado el ejemplo de la nevera inteligente, pero va más allá. Imaginemos una parada de autobús o tranvía que no sólo nos ofrece los horarios de paso de los próximos trenes sino también noticias e información meteorológica. Pensemos en un coche que, conectado a la red, es capaz de saber el estado del tráfico en tiempo totalmente real a partir de sensores que se han instalado en la misma calle y que miden la congestión. En el ámbito doméstico podemos imaginar sistemas de calefacción que se encienden cuando salimos de la oficina, ahorrando energía durante el día. En el ámbito empresarial, las cámaras de vigilancia o las máquinas de una cadena de producción, estarán conectadas a la red y serán utilizadas a distancia.

Pero esto abre también la puerta a nuevas amenazas para la seguridad informática.

 

Los riesgos del ‘internet de las cosas’

No es nuestra intención generar alarmismo, sino advertir de que un exceso de confianza puede poner en riesgo nuestros dispositivos informáticos. Para entender el peligro del internet of things, vamos a hablar de los dispositivos que ya utilizamos hoy en día. Simplemente debes analizar cosas tan sencillas como:

  • El pin de mi teléfono es una combinación segura o un siempre ‘4444’
  • ¿La contraseña de mi ordenador es lo bastante compleja e incluye mayúsculas y minúsculas?
  • ¿Cuándo fue la última vez que actualicé el sistema operativo de mi ordenador, Tablet y Smartphone?

Actualmente, los riesgos de sufrir un ataque informático (por ejemplo, un robo de datos de nuestro teléfono móvil) son mayores en usuarios con teléfonos antiguos o que hace tiempo que no se han actualizado. Tener el sistema operativo siempre en la última versión del proveedor puede ser crucial para evitar un ataque.

Pero el internet de las cosas multiplicará por 10 la cantidad de dispositivos que tenemos instalados en casa y, con ellos, los sistemas operativos a actualizar y las contraseñas. Así mismo, igual que con los teléfonos móviles, no todos los fabricantes nos aseguran actualizaciones para mantener los dispositivos al día y eso entraña un gran riesgo.

Todos los dispositivos capaces de estar conectados a la red son, en sí mismos, ordenadores y son capaces de quedar infectados por un virus, igual que un ordenador. Pero el peligro es diferente. Mientras que un sistema de cámaras de vigilancia IP en el hogar puede ser hackeado para espiar lo que sucede en casa, dispositivos como una nevera o una televisión inteligente pueden servir para llevar a cabo un ataque del tipo DDoS y derribar un servidor de una compañía.

 

Cómo proteger mi empresa de los ciberataques

En el caso del Internet of Things, la seguridad ante los posibles ciberataques depende en gran medida de las buenas prácticas.

  • Cambiar las contraseñas de fábrica: puede parecer una obviedad, pero las contraseñas de fábrica de muchos dispositivos son simples y fáciles de saltar por los delincuentes. Debes usar contraseñas complejas que incluyan mayúsculas, minúsculas, cifras y signos de puntuación
  • Compra productos de marcas de confianza: a veces el precio no lo es todo y es mejor decantarse por marcas importantes que ofrezcan actualizaciones de software periódicas
  • Controla la seguridad de la red: la red en donde todos los dispositivos van conectados debe ser el punto más fuerte de todos. Si alguien accede a tu red, la seguridad se verá afectada
  • Restringe el acceso a terceros: evita que los invitados de tu empresa puedan conectarse a tu red empresarial. Por ello, es recomendable crear una red ‘paralela’ a la principal de tu compañía
  • Desactiva la interfaz web de los dispositivos: esto no siempre es posible, pero siempre que puedas debes desactivar la interfaz de usuario web.
  • Forma a tus empleados en ciberseguridad: muchos de los ataques a redes empresariales se inician por un exceso de confianza de alguno de los trabajadores que abre un archivo infectado.

 

El internet de las cosas y la revolución que viene

La revolución del Internet Of Things será una realidad muy pronto y debemos estar protegidos ante las eventuales amenazas. Tanto en el hogar, como en el entorno empresarial, debemos pensar en todas las medidas de precaución para evitar un posible ataque.

En el caso de las empresas, lo mejor es apostar por un plan de ciberseguridad y definir protocolos a seguir en caso de que se produzca un ciberataque.